martes, 6 de marzo de 2012

ESTUDIAR EN GUINEAL O SAN LUIS

 La comunidad de Guineal pertenece al pueblo indígena urarina, está situada en la parte alta del río Urituyacu, distrito de Urarinas, provincia de Loreto, región Loreto, Perú. Posee tres núcleos poblacionales: uno, en la margen derecha donde está situada la escuela y el campo de fútbol, habitado por la mayoría de las familias. Un poco más abajo, en la otra vuelta del río y en la orilla opuesta hay 5 casas más y otra vuelta más abajo y en la banda derecha existen otras 4 casas. Nunca es baladí la distribución espacial. Hace dos años hubo una migración de personas de esta comunidad a lo que al día de hoy ellos denominan como San Felipe entre las comunidades de Progreso I y Juan Velasco Alvarado.

Colegio de Guineal antes de la ampliación


En la comunidad de Guineal existen más de 40 niños en edad escolar. “Ven ese grupo de muchachos -nos espetó Simón- tienen 16 años y no saben leer ni escribir”. Nosotros estábamos sentados en un banco en la casa de Andrés y los muchachos estaban fuera, cerca de la radiofonía. El silencio reinaba. Los muchachos apartaron sus caras y miraban para otro lado. Al día siguiente tomando masato nos volvieron a repetir por enésima vez: “ven ese muchacho que sube a la casa, es alumno del prof. Pacaya, no sabe leer ni escribir”. Indignación no es una palabra adecuada, se queda corta.

Simón tiene 7 hijos, ninguno está con él. Algunos ya son mayores y los pequeños están en Nauta, allí se han matriculado, están con un “patrón bueno” que les permite ir al colegio y estudiar. Acá tenemos una razón de la migración a la ciudad.

San Luis es otra comunidad urarina, está situada 45 minutos arriba de Guineal en peque peque. Este año tampoco hubo colegio. Llegó el profesor nombrado, de apellido Rengifo, a matricular. Bajó a Nauta y ya no regresó. En julio una supervisión de la UGEL (Unidad de Gestión Educativa Local) constató su ausencia y “le han informado”. Hubo un profesor de reemplazo, pero en el último momento lo enviaron a otra comunidad del río Tigre. ¿De qué le ha servido la supervisión a la comunidad de San Luis? De nada. El año 2010 tampoco hubo profesor de primaria, pero había uno de alfabetización. Dado que los niños no estudian la primaria y no saben leer ni escribir, el Estado les envía, cuando ya son adultos, un profesor que les enseñe lo que no aprendieron en el colegio que no tuvieron. ¿Risas? ¿Aplausos? Qué prefieren.

En otro tiempo creímos que era dejadez del Estado. Pasamos por una etapa de considerar al Estado cínico: solo ve recursos en comunidades indígenas, no ve a la gente, tal es su miopía. Hoy consideramos que obedece a una forma de hacer. Así son las cosas, y así deben ser. Estos muchachos lo tienen más difícil todavía para poder defenderse, pero de eso se trata. ¿Cómo explicar la existencia de funcionarios tan “canallas”?